Durante todos estos años, puedo decir que he tenido mucha suerte y he aprendido mucho a lo largo del tiempo y todos los días de mí, del país tan distinto en el que vivo,  de lo que es importante, he aprendido a priorizar y de lo que cambiamos al vivir fuera de nuestra zona de confort.

Os cuento algunas cosas más concretas….Y si alguien quiere añadir más…ya sabéis a comentar!

  • No es el lugar, es la gente, cuanto más viajas y más te mueves te das cuenta que muchas veces no es lo que estás visitando sino con quién lo estás visitando, las anécdotas muchas veces son las que hacen el viaje, ya no viajas con cualquiera y en 3 días conoces más a alguien con el que convives ciertas situaciones (que no son siempre buenas) que a tus amigos de toda la vida. Te das cuenta de lo que eres capaz de adaptarte a los espacios, idiomas y culturas y descubres muchas veces que estar solo no es soledad, y que quien siempre viaja contigo eres tú mismo.
  • Haces nuevos amigos…has salido de casa y de tu zona de confort así que conoces a gente nueva de todas las edades, de todas las condiciones y que si no fuera porque estás fuera de tu país probablemente ni hubieses coincidido con ellos. A veces son amistades para siempre y otras veces son pasajeras pero todo SUMA, y la situación y los intereses son tan parecidos que se estrechan lazos muy rápido y te encuentras celebrando la navidad a 7000 km de tu casa con tu “ nueva familia “.
  • Normal…es un palabra que usamos muy a menudo , esto es lo normal , pues lo normal es…..el caso es que cuando vives fuera y en un país como India la palabra NORMAL deja de tener ese significado, yo ya no sé qué es lo normal , ni quién lo define, así que todo se ve como nuevo o diferente de lo que conoces pero lo normal ….ha perdido su definición.
  • Y que hacemos con la comida? Hacer la compra en India es hacer una gymkhana, en cada sitio una cosa, y encontrar los ingredientes a los que estamos acostumbrados es misión imposible o es para bolsillos imposibles, con lo cual comienzas a comer verduras y frutas de temporadas, hay quien se arriesga con las especias, y aprendes a comer con las manos otra vez, ahora disfrutas de las cosas cuando vuelves a casa por cien, ese pescado, esa carne o ese vino tan rico. Comes comidas de todo el mundo y pruebas sabores y comidas a las que no estás acostumbrado ….eso sí tortilla de patatas…se puede cocinar prácticamente en todas las partes del mundo.
  • Además aprendes que el idioma es …hacerte entender y entender tú también, te das cuenta que chapurreas inglés y hay cosas que sólo sabes expresar en castellano, que sabes algunas palabras de hindi, pero muchas veces con mirar y gesticular consigues lo que quieres.
  • Y lo más importante de todo, vences tus miedos, cada día, cada mes , cada año es un reto y poco a poco vas superando obstáculos lo que al principio parece muy difícil se ha convertido parte de tu rutina y eres capaz de gestionar prácticamente todo en un sitio donde las cosas funcionan al revés de lo que estás acostumbrado.
  • Aprendes a decir adiós, sabiendo que es adiós ….pero sintiendo un hasta luego!.